Ciudad protegida

noviembre 14, 2009

 

cristo_vista_panoramica

Mar, montaña, ríos y lagunas se unieron para crear una geografía variada y hermosa en la que se asentó una urbe que desde el siglo XVI no ha parado de crecer. Hoy es una de las ciudades más hermosas de América: Río de Janeiro.

Río de Janeiro tiene una belleza importante, con áreas edificados en la bahía con vista a las playas y además hacia la cordillera en su esplendor. Por sobre todas las cosas los famosos y exuberantes bosques tropicales. Por este gran paisaje, Río de Janeiro es considerada una de las ciudad mas hermosas del mundo entero, justificando así el titulo de “Ciudad Maravillosa”

Pero es la fama por buscar el entretenimiento y la diversión la que destaca Río de Janeiro. Con sus playas completamente gratis de fama mundial para todos como Copacabana o Ipanema, su bahía magnífica, una de las más encantadoras del mundo entero, y su clima estupendo, una mezcla de verano y la primavera, Río de Janeiro es una ciudad que vive en y para el sol.

El Cristo redentor de Río es el símbolo del Amor y una llamada a la fraternidad. Este colosal Cristo, de 38 metros de altura y 1.145 toneladas de peso, es el orgullo de todos los brasileños, sean del origen y la casta que sean, pues desde su cerro los abraza y protege con ese gesto que tan famoso ha hecho su silueta de brazos abiertos.

El centro comercial de la ciudade stá formado por elevados edificios de oficinas. Las zonas industriales de mayor importancia están ubicadas al norte, donde también hay grandes distritos residenciales. Los sectores de infraviviendas llamadas favelas se encuentran en las laderas de las montañas.

 Para hablar algo de comida decir que el sábado es día de “Feijoada” (frijoles negros) en Río al regreso de la playa. Este es uno de los platos más tradicionales en la cultura carioca, y consiste en las dos bases de la alimentación brasileña, arroz blanco y frijoles negros.

Anuncios

Ciudad del tango y del fútbol

noviembre 3, 2008

el-obelisco-de-buenos-aires

 

Cuando uno llega a Buenos Aires siempre jura no hacer lo que hacen todos los turistas: Eva Perón, tango y fútbol. Sin embargo, muy pocos lo logran, puesto que todo el mundo se siente atraído por estos tres elementos. Al mismo tiempo, Buenos Aires está plagado de museos y magníficas mansiones y edificios. Despues de hacer las oportunas visitas turísticas y las compras necesarias, hay fantásticos parques donde relajarse, así como bares y cafeterías donde degustar la cocina argentina.

Aunque al principio puede resultar un poco lioso, el plano de la ciudad se basa en un sistema cuadriculado muy fácil de comprender. El punto de orientación principal es la Avenida 9 de Julio, la avenida más ancha del mundo, que va desde la Plaza Constitución hasta la Avenida del Libertador. La mayoría de los sitios de interés se encuentran en los cinco barrios principales del microcentro, por lo tanto se puede ir caminando de uno a otro. La plaza principal, Plaza de Mayo, se encuentra en la zona sureste de la ciudad. Allí acuden miles de turistas, así como al Cementerio de la Recoleta, donde yacen los restos mortales de Evita. En el centro también se encuentran La City, el distrito financiero, Calle Florida y Lavalle- dos zonas comerciales peatonales. Al sur de la zona central están las partes más antigüas de Buenos Aires, San Telmo y La Boca, mientras que en el norte están los barrios más ricos: Retiro, Recoleta, Palermo y Belgrano.

El Obelisco (67 metros de altura) junto con la avenida de múltiples carriles desde donde emerge, se han convertido en símbolos de la ciudad.

800px-buenos_aires-plaza_congreso-pensador_de_rodin

 

 La Plaza de Mayo con la Catedral, el Cabildo y la Casa Rosada, es quizá el lugar más conocido por el turismo de Buenos Aires. La plaza fue bombardeada en el año 55 en un intento de golpe de estado contra Perón. En la Catedral está la tumba del libertador San Martín, a pocos minutos está Puerto Madero, actualmente una de las zonas más lujosas de la ciudad.

La Gastronomía de Buenos Aires se caracteriza y diferencia de las gastronomías del resto de América por dos grandes aportes europeos: el italiano y el español, es igual de variada que el resto de la cultura, incluyendo carnes rojas, pescados, pastas y las empanadas.