Rica ciudad del chocolate

enero 19, 2009

 

bruselas-grand-placeSi hay algo que caracteriza a Bruselas es su talante cosmopolita y variado, no solo en cuanto a habitantes si no también se puede apreciar en sus calles, edifios, plazas y restaurantes.

De todos es sabido que Bruselas alberga la sede del parlamento y comisión Europeos y la sede de la Otan, es por eso que esta ciudad puede parecer una mezcla de culturas europeas pero sus habitantes conservan su ambiente provinciano.

El punto de partida de una visita a la ciudad podría ser la imponente Grand Place, con sus edificios gremiales y el Ayuntamiento. Paseando por las calles más turísticas llegarás a la legendaria estatuilla del Manneken Pis, el niño que hace pipí. Los camareros de la mítica Rue des Bouchers te intentarán atrapar para cenar en una de sus terrazas, pero podrás relajarte del bullicio en las Galerías de St Hubert, las primeras galerías comerciales cubiertas de Europa, o en el interior de la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula, famosa por sus vidrieras.

La mejor vista panorámica se aprecia desde el mirador del Palacio de Justicia. Para volver a la Zona Baja, toma el ascensor de la calle. Te llevará hasta les Marolles, el barrio más tradicional de la ciudad, donde se celebran los famosos mercadillos.

bruselas-manneken-pis

Otra manera divertida de recorrer el centro es siguiendo las fachadas pintadas con temas de cómic relacionados con la ciudad –hay más de 30- y finalizar en el Centro Belga del Cómic.

En las afueras de la ciudad se encuentra el Atomium, quizá una de las obras más significativas de la ciudad y que sin duda te sorprenderá por su espectacularidad.

Te sorprenderán también sus impresionantes tiendas de chocolates que no puedes dejar de probar, y emplearlos como subvenir.

En cuanto a su gastronomía destaca los mejillones al vapor con patatas fritas, angilas en salsa verde, croquetas de gambas, además de otros platos elaborados con el pescado y marisco.  Además de sus magníficos chocolates.

 

 

 

 

 

 

Anuncios