Cosmopolitismo elevado al máximo

enero 19, 2009

 

londres

Ante todo decir que Londres es una ciudad de contrastes, una ciudad donde el clásico caballero inglés con su bombín a la cabeza comparte vagón de metro con el punky, donde conviven una forma de hacer política propia de otros siglos con las discotecas y clubs más modernos e innovadores del mundo, y en Londres el clasicismo de sus taxis y autobuses de dos plantas complementan a una ciudad dotada con 6 aeropuertos y modernos equipamientos ferroviarios.

Londres, capital de Inglaterra, y del Reino Unido, es sin duda toda una referencia mundial en diferentes órdenes, político, económico-financiero, cultural, etc.., lo que le ha llevado a ser una de las ciudades más admiradas y visitadas del mundo.

El Big Ben es el nombre con el que popularmente se conoce a la Torre del Reloj de Palacio de Westminster, sede del Parlamento Británico, torre enclavada en el extremos noroeste del edificio, y es sin duda el monumento más representativo de Londres.

londres_5

Se podría decir que Piccadilly Circus es a Londres lo que la Puerta del Sol a Madrid o los Campos Eliseos a París, es decir, el lugar más concurrido por los londinenses y el preferido para hacer compras, salir de marcha y quedar con amigos.

Resulta curioso encontrarse a cinco minutos tan solo del Soho o de Picadilly Circus con un pedacito de Asia en mitad de Londres, pero así es, en Londres también hay una Chinatown, un mini-barrio asiático auténtico, lejos de inventos artificiales, y es que la Chinatown de Londres nació al ser el barrio elegido por inmigrantes venidos en su mayoría de Hong Kong que veían en este lugar con alquileres bajos el perfecto barrio para establecerse en Londres.

Trafalgar Square es una de las plazas más célebres y concurridas de Londres, en la Plaza de Trafalgar Square destaca el Monumento de Nelson, una inmensa columna conmemorativa de más de 50 metros de altura, en cuya base descansan cuatro inmensos leones de bronce a los que todo el mundo intenta subirse.

La Noria del Milenio, el ojo de Londres, o The London Eye para los ingleses, no es más que la noria panorámica más alta del mundo, con una altura de ni más ni menos 135 metros, construida en el año 2000 para, como dice su nombre en español, conmemorar la llegada del nuevo milenio, que sin duda aporta una panormaica impresionanate de la ciudad.

Anuncios